Observatorio del Derecho Humano a la Vivienda Adecuada

Construcciones invaden ruinas arqueológicas de Quenamari

Más de 200 construcciones presuntamente ilegales invaden las ruinas arqueológicas del cerro de Quenamari, en Albarrancho en el Cercado y Esquilan en Colcapirhua, según una inspección. 

La serranía es considerada un Monumento Arqueológico Nacional por la Ley 3479 del 22 de septiembre de 2006.

Los sitios arqueológicos incaicos de Cotapachi Central, Kharalaus Pampa, Jahuintiri, ubicados en Quillacollo, Quenamari en Colcapirhua e Inca Rakay en Sipe Sipe fueron declarados Monumento Arqueológico Nacional, según el artículo 1 de la Ley 3479. 

Además, el artículo 2 indica: “El Poder Ejecutivo, a través de los Viceministerios de Desarrollo de Culturas y Turismo, la Gobernación y las alcaldías  de Colcapirhua y Cercado, está encargado de la protección y conservación de los sitios arqueológicos”.

Ayer técnicos de los municipios de Colcapirhua y Cercado, junto con el Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) y la Gobernación, inspeccionaron la serranía para evidenciar las construcciones en el área protegida.

“Hay construcciones en un área que está protegida por ley. Son casuchas, donde el fraccionador se aprovecha de personas que quieren acceder a una vivienda. En el Cercado no se tiene autorización de construcción”, dijo el funcionario Bernardo Claros.

En tanto, el concejal Henry Rojas, presidente de la comisión de límites y medioambiente de Colcapirhua, señaló: “Se quiere verificar su título de derecho propietario, sin embargo, todo esto es un área protegida y lo que se quiere es hacer un área de preservación natural y justamente todas las instituciones están realizando acciones de conservación”.

Además, el Concejo de Colcapirhua declaró a la serranía “Reserva ecológica y forestal con destino a la creación de un parque” con la Ordenanza 021/99.

Se estima que en la serranía Quenamari hay al menos mil qollqas o silos incaicos hechos de piedras y un camino prehispánico. 

Desde hace varios años persiste la pugna entre los comunarios de Albarrancho y el grupo Olmedo por la titularidad de más de 315 hectáreas de tierras agrícolas que en 2013 fueron declaradas “tierras fiscales”.

Asimismo, esta extensión tiene medidas precautorias, por la cual ninguna de las partes en litigio puede construir obras en la zona. Sin embargo, los presuntos loteadores levantaron más de 200 casas entre 2019 y 2021, aprovechando la ausencia de control por parte de las autoridades. Tras evidenciar la existencia de más de 200 casas en la serranía de Quenamari, un técnico del INRA, Álvaro Nogales, señaló que las viviendas deben ser demolidas porque no respetaron las medidas precautorias.

“Este lugar tiene medidas precautorias, pero se ve que hay bastantes asentamientos. Como INRA haremos respetar las medidas. Vamos a coordinar con el INRA Nacional para que de una vez ingresemos, como está con medidas precautorias”, dijo Nogales.

El sector más poblado es Albarrancho. Sin embargo, en el lado de Esquilan, las construcciones, incluso, cuentan con postes de electricidad.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.