Observatorio del Derecho Humano a la Vivienda Adecuada

Ven que situación de indígenas y campesinos no mejora con el MAS

La situación de los indígenas y campesinos de Bolivia en los casi 16 años del gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS), con un periodo transitorio, no ha mejorado, por el contrario ha empeorado y se vio el sometimiento de esta población a manos de un gobierno presumiblemente de carácter indígena, sostienen analistas y asambleístas de oposición. Para gobernar cooptó y dividió a las dirigencias de organizaciones sociales.

“Los pueblos indígenas han estado sometidos, violentados durante todo este tiempo y lo último que se ha visto es que el gobierno usa y abusa de los pueblos indígenas, les miente. Los pueblos indígenas no conocen el plan de desarrollo económico social ni siquiera saben de su existencia, no conocen normativa, ¿por qué no podemos conocer? Entonces, dónde está ese pluralismo, ese discurso que trabaja con los pueblos. Los pueblos deberían haber participado en ese plan de desarrollo”, cuestionó la diputada por Comunidad Ciudadana (CC) Toribia Lero.

Para el historiador e indianista Pedro Portugal, el MAS ha tenido un enfoque errado de lo que es la reivindicación indígena y campesina, y que ahora está mostrando sus defectos, además se mantuvo prácticas coloniales.

“El MAS no ha solucionado el problema colonial, lo ha utilizado y ahora está recogiendo los costos de eso. Cualquier política de transformación del MAS ahora es insulsa, porque tiene una base de apoyo que está en otros linderos”, señaló.

Añadió que “el MAS es una continuación de las taras coloniales. No ha podido dar una solución y está aprovechando solamente estas taras, porque las aprovecha a través de la prebenda para mantenerse en el poder, pero así de estrecha está su margen de transformación o de innovación, no tiene nada que sumar, ahora es un poder en decadencia”.

El exdirigente de la Central Obrera Boliviana (COB) y abogado Mateo Laura señaló que en este periodo se ha perdido una época de oro para el desarrollo de las comunidades campesinas e indígenas.

“El campo está como siempre estuvo e incluso está peor. Se peleó por la participación popular, se peleó por la autonomía indígena. En vez de que ahora con un gobierno que dice ser del campo, en vez de avanzar hemos retrocedido.

Hemos confiado de que en 15 años iba a acabarse de marchar, ¿por qué tenemos que hacer huelgas, marchas, bloqueos?, ¿los pobres estamos en el palacio?, pero resulta que no es así, el que está en el palacio ya nos reprime, tenemos que seguir marchando, bloqueando, tienen que seguir muriendo  gente igual que antes”, manifestó Laura.

El exsenador y fundador del MAS Lino Villca Delgado indicó que, en todo este periodo el partido gobernante de la mano de Evo Morales sólo trabajó para el desarrollo de Chapare, y que lamentablemente la región donde obtuvo mayor apoyo sólo recibió migajas. Asimismo, calificó de traidor de la clase indígena al líder cocalero, toda vez que no respetó las demandas de los indígenas  y campesinos.

“El indígena no se ha beneficiado, el sector andino sí ha tenido migajas, pequeños tinglados, no hay carreteras, no hay industrias. El Alto ha dado muertes, pero sólo para fortalecer a otros sectores.  El mundo indígena con ese discurso de la wiphala ha sido utilizado y sigue siendo utilizado para fortalecer la economía de Chapare, con un falso discurso de que hay que salvar la democracia”, manifestó.

Agregó que: “El movimiento indígena siempre hemos sido excluidos, hemos sido carne de cañón y al mismo tiempo en el Estado Plurinacional. Para lo único que hemos servido es para llenar el hall de la Presidencia, por eso es que es un Estado inconcluso, el Estado Plurinacional”.

Enemigo interno

Para los entrevistados,  Evo Morales es el responsable de la violación sistemática de los derechos fundamentales de las comunidades indígenas

Recordaron la cooptación o división de las organizaciones y movimientos sociales. Se las debilitó mediante el acceso a cargos y prebendas a favor de sus dirigencias.

La Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob) y el Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq) se alejaron en 2011 del Pacto de Unidad luego de la VIII Marcha en Defensa del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis), que  rechazaba la construcción de una carretera, promovida por el MAS. 

Después de esta ruptura, el Pacto de Unidad sólo tiene representación de sectores campesinos, colonizadores (interculturales) y de los directorios paralelos de la Cidob y el Conamaq.

“La exigencia de nuestros derechos constitucionalizados ha dado lugar a represiones, una de ellas la de Chaparina. También se dio la destrucción de nuestras organizaciones como es la Conamaq y la Cidob”, sostiene la diputada Lero.

En ese contexto, el exsenador Villca señaló que, durante este tiempo de gobierno del MAS, los indígenas y campesinos vivieron engañados.

“Nuevamente vuelve la neocolonización política queriéndonos hacer creer que el instrumento político es de las organizaciones sociales, pero tiene un dueño que se llama Evo Morales. Es una fachada lo que hace para mantenerse en el poder, se siente incómodo ahora, es un angurriento de poder y está enfermo de poder y por eso hace esas actividades para estar en vigencia, para estar en las elecciones”, dijo.

Después de los hechos de división, las organizaciones indígenas fueron tomadas por dirigentes afines al MAS, pero los orgánicos mantuvieron su dirigencia, lo que dio paso al paralelismo.

Los productores de coca de Los Yunga de La Paz también fueron divididos. La mayor parte de la hoja de este sector es legal, en tanto el 90 por ciento de los cultivos de Chapare es ilegal y está destinado a ilícitos.

Obras

Para el MAS, la entrega de canchas con césped sintético, mercados, coliseos, colegios que llegaron a diferentes comunidades del país se constituye en desarrollo.

“Evo Morales ha buscado pretextos, infraestructura educativa, campos deportivos, salud, mercados, que son responsabilidad de los gobiernos municipales, y mira como el gobierno central, porque tiene que haber presencia del Estado, cómo se va a recordar al MAS, pondremos cancha sintética, hay que mejorar así no haya alumnos. No deja de ser un gobierno neoliberal, los gobiernos no han podido visibilizar qué falta en el área rural”, dijo Laura.

Avasallamientos

La diputada Toribia Lero lamentó que las principales autoridades se disfracen: “Dicen nuestra cara indígena, hasta nuestra identidad nos quitan, todo es símbolo indígena, pero en los hechos no hay nada para los pueblos indígenas”.

Más al contrario está creciendo este avasallamiento, el despojo de territorios, la contaminación ambiental, y lo que con más fuerza se está visibilizando es el peligro de extinción de muchos pueblos indígenas”, señaló.

Agregó que la intensificación del extractivismo en Bolivia desde el 2006 y el avance hacia territorios indígenas y áreas protegidas conllevan impactos negativos a espacios de vida y formas de organización política que se encuentran en ellos. 

Esta transformación es ejecutada a partir de “cercamientos” que implican “despojos múltiples”, por lo general violentos, sobre territorios comunitarios.

“Hemos vivido una época en que la moda a nivel mundial era el culturalismo, y era prestar al indígena virtudes de diferencia, de austeridad, etcétera, cuando me parece que lo que quería el indígena en su lucha histórica es tener derechos idénticos en un Estado nacional del cual era excluido y en el mundo indígena hay una propensión hacia el modernismo”, dijo el historiador Pedro Portugal.

“Ha habido toda una serie de ideas que han querido plasmarse a nivel de la justicia comunitaria, de las autonomías, de la revalorización cultural, el “suma qamaña”, que en la realidad nos ha mostrado que es artificial”, señaló.  

Recordó que en 2012, el actual vicepresidente David Choquehuanca en un gran evento festejó el nacimiento de una nueva era.

Dijo que en todas las oficinas públicas se daban ofrendas para implantar casi un religiosidad nueva, “cuando la religión que crece en el mundo andino es la evangelista y católica, o sea se maneja un discurso artificial”.

El exdirigente de la COB y abogado Mateo Laura indicó que en este periodo de gobierno del MAS no hay desarrollo rural en el altiplano. La quinua estaba en un boom, pero quedó ahí como varios proyectos de camélidos, entre otros.

“La quinua los pequeños productores están vendiendo a Perú y la quinua sale como producto peruano, además si habría desarrollo rural ya no estaríamos comiendo zanahoria , papa peruana”, manifestó. Explicó que no se dieron las herramientas y conocimiento necesarios a las comunidades para trabajar en el agro.

“Ante la falta de servicios elementales, nos venimos a la ciudad, a los centros urbanos para que nuestros hijos tengan lo necesario y la escuela, por eso hay migración campo- ciudad. 

Ha habido un despilfarro, hemos tenido como nunca nuestros precios de materias primas altos, con eso podíamos reactivar el campo, pero nos impusieron proyectos sin evaluar y fracasaron”, señaló. 

El exsenador por el MAS Lino Villca dijo que está gobernando la neoderecha con el discurso de la izquierda.

“Nuestra lucha que hemos hecho, hemos construido (Evo Morales) lo ha rifado, ha traicionado, ha entregado a la misma burguesía del pasado, a los mismos neoliberales el poder en bandeja de plata, con la única salvedad de que él es adulado, que con ellos ahí está, por eso nos reprimen”.

La justicia indígena originaria campesina, pese a estar establecida en la Constitución Política del Estado (CPE), no ha entrado en vigencia plena, debido a una serie de candados que pone el gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS):

“La justicia indígena supuestamente, igual a la autonomía, tiene igualdad de jerarquía constitucional, ¿dónde esta la jerarquía constitucional? Hasta ahora nosotros no podemos administrar nuestra justicia, con la Ley de Deslinde Jurisdiccional, con el artículo 10, nos han amarrado totalmente las manos, el pensamiento para administrar nuestra justicia propia, porque nos dice la justicia indígena no va  a conocer materia civil, penal, administrativa. Entonces, qué vamos a administrar en nuestras comunidades”, cuestionó la diputada por Comunidad Ciudadana (CC) Toribia Lero.

La Ley de Deslinde Jurisdiccional (2010), la primera en su tipo en América Latina para garantizar la coordinación de jurisdicciones —indígena y ordinaria—, definió límites a las autonomías indígenas con el argumento de proteger los derechos de las mujeres y los derechos humanos. 

“En la práctica esta ley está provocando problemas a las autoridades indígenas que, ante posibles sanciones, están dejando sin atender conflictos de género que tampoco llegan ante las autoridades judiciales ordinarias por razones diversas”, dijo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.